Hospital Metropolitano De La Montaña, Utuado

 

Salud Conductual

 

 

Sanidad Mental y Barreras Limitantes

Dr. Alexander J. Arce, PsyD

Supervisor Clínico

Unidad de Medicina Conductual

Hospital Metropolitano de la Montaña, Utuado

Afiliado a Metro Pavia Health System

 

En diálogo con un paciente hospitalizado en el   Hospital Metropolitano de la Montaña en la Unidad de Salud Conductual,  este me auto-reveló  que  antes de llegar a la unidad, pensaba de una forma y luego de recibir tratamiento de otra muy diferente. Me dijo que visito la facilidad porque escuchaba voces que le perturbaban y que le daban comando de hacerse daño y que por tal razón  temía perder el control de su mente. A pesar de su sufrimiento y angustia se negaba a recibir servicios hospitalarios. El paciente refirió que el pensaba que en el hospitales lo estaría  encerrado en un cuarto con matrés  y con camisas de fuerza y que le iban a  inyectar en contra de su voluntad. Me refirió: “doctor por esta razón no quería ir”.  Al finalizar el tratamiento su perspectiva cambio radicalmente.  El paciente refirió: “ahora me veo diferente, quiero estar con los que me quieren y puedo seguir con mi vida y mejorar”.

 

 

 

 

 

 

Los mitos sobre los tratamientos terapéuticos para condiciones de  salud mental  son abarcadores y los resultados nefastos. La falta de atención clínica cuando se experimenta un problema de salud mental afecta la calidad de vida personal, el sistema de familia y la sociedad en general.  En 2014 alrededor de uno de cada 5 adultos estadounidenses experimentan problemas de salud mental. Uno de cada 10 jóvenes pasó por un periodo de gran depresión. Uno de cada 25 estadounidenses padeció de una enfermedad mental aguda como esquizofrenia, trastorno bipolar o una depresión aguda. El suicidio es la 10° mayor causa de muerte en Estados Unidos. Representa la pérdida de más de 41,000 vidas estadounidenses por año, más del doble de las que se pierden a manos de

homicidas (mentalhealth.gov).

 

 

 

 

 

 

 

El propósito de este artículo es clarificar algunos de los mitos creados por el contexto socio-cultural y crear conciencia sobre la importancia de la atención clínica temprana y las opciones de tratamiento que ofrecemos en la Unidad Conductual del Hospital Metropolitano de la Montaña.  Comenzando con los mitos he escuchado la creencia errónea de que no hay esperanzas para personas con problemas de salud mental.  Los estudios científicos  demuestran lo contrario. Las personas con problemas de salud mental mejoran e inclusive se pueden recuperar por completo.  En mi experiencia clínica en la Unidad de salud Conductual del Hospital Metropolitano de la Montaña (UMC) en el municipio de Utuado, un equipo multidisciplinario nos encargamos de que esto ocurra a través del  diagnóstico, plan de tratamiento y seguimiento del paciente. En la Unidad Conductual el paciente es impactado en diferentes modalidades de tratamiento terapéutico dentro de un modelo bio-psico-social, donde el psicólogo trata los problemas cognitivos-conductuales-afectivos, el psiquiatra trabaja con la medicación para estabilizar la sintomatología y el trabajador social investiga los problemas sociales que impactan la calidad de vida del paciente. Además, de contar con un equipo de terapia ocupacionales y recreativa en donde profesionales ayudan a los paciente a realizar tareas ocupacionales y físicas que tienen el potencial de motivar al paciente para lograr cambios positivos en su estado mental.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

El paciente se ve de forma holística.  Luego de la hospitalización  el equipo desde el hospital mueve al paciente a un próximo nivel de cuidado con fin de lograr el mayor beneficio terapéutico y que  el  paciente continúe mejorando su forma de visualizarse a si mismo, a los demás y al mundo. Por otro lado,  he podido observar en el hospital a familiares con creencias disfuncionales que le genera mucha frustración.  Por ejemplo, el creer que no se puede hacer nada por una persona que padece de una condición de salud mental.  El apoyo de seres queridos y amigos es fundamental para el cambio del paciente. Solo el 44% de los adultos que se pueden diagnosticar y menos del 20% de los niños y adolescentes reciben tratamiento necesario, (mentalhealth.gov).  Por lo tanto, es necesario que los familiares y amigos sean una pieza de enlace para ayudar  a alguien que experimenta problemas emocionales  a recibir el tratamiento necesario.  En la UMC, le brindamos a los familiares  de los pacientes la debida orientación sobre el cuidado pos-hospitalario y las medidas terapéuticas que deben conocer para ayudar a los pacientes en su sana recuperación. Esta función es de todo el equipo terapéutico que labora en la UMC.

Finalmente,  el pensar que la prevención no sirve y que es imposible prevenir una enfermedad mental es otro de los mitos y este tiene un gran impacto a nivel global.  La prevención de trastornos mentales, conductuales y emocionales  se enfoca en lidiar con factores de riesgo que pueden generar problemas mentales a corto y largo plazo.  Por esto la prevención temprana es la clave.  El bienestar socioemocional en niños y jóvenes resulta en adultos productivos, estudiantes con mejores resultados académicos, disminución en la taza de delitos, reducción de los costos médicos, mayor longevidad, economías más solidad, mayor productividad, mejores relaciones con el sistema familiar y una calidad de vida digna y plena.   Son muchos más los mitos existentes que generan barreras para la búsqueda de tratamiento.  En mi carácter personal exhorto a todo el que identifique y/o experimente algún problema de salud mental a buscar ayuda profesional.  El hecho de ayudar a aquellos que lo necesiten o solicitar ayuda profesional es un acto de responsabilidad que redundará en una mejor calidad de vida para todos.  

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

CONDUCTAS DE AUTO-MUTILACION EN ADOLESCENTES

“SELF-CUTTING”

 

 

 

Dr. Alexander J. Arce González, PsyD

Supervisor Clínico

Lic. 4561

Hospital Metropolitano de la Montaña

Unidad de Medicina Conductual

Utuado

 

 

Un adolescente que me fue referido en la Sala de Emergencias del Hospital Metropolitano de la Montaña en Utuado, debido a intentos suicida cortándose,  en la consulta me percaté de unas cortaduras superficiales que tenía en sus antebrazos y cuando le pregunte por las mismas me indicó: “me empecé a cortar los antebrazos porque vi un amigo mío que lo hacía y me dijo que me iba a sentir mejor, ahora tengo vergüenza de que me vean y tengo que taparme con ropa las marcas que me hago.  He tratado de parar de hacerlo y no he podido todavía porque esto me hace sentir bien”.

 

 

 

 

 

 

La conducta de auto-mutilación es una forma intencional de causarse daño a si mismo que no ha sido bien definida o documentada en la literatura. La raíz de la palabra mutilación deriva del latín mutilatus que significa mutilar. La auto-mutilación es un acto que se da de forma oculta y es socialmente inaceptable. Es mal diagnosticada, ignorada o no reportada por los proveedores de salud. El Manual de Diagnóstico y Estadísticas DSM-5, identifica la auto-mutilación como un síntoma comportamental que se da bajo estrés agudo o en el Trastorno de Personalidad Limítrofe y no lo tipifica como una enfermedad mental especifica.    Se estima que 3 millones de personas se cortan, se queman o se causan otro tipo de mutilación en Estados Unidos. En una encuesta realizada en Canada de 424 estudiantes de escuela superior  15% reportó que se mutilaba intencionalmente. El infligirse daño a sí mismo es una conducta actualmente prevalente entre los adolescentes.  La modalidad del cortarse conocida en inglés como “self-cutiting”, es observada en menores de 18 años de edad.  La prevalencia de auto-mutilación entre adolescentes, es de 13%, según lo reporta Evans en un meta-análisis.. Levankron estima que una de cada 250, niñas americanas se mutila.   Otros estudios realizados en Finland reportan índices de 11.5% de prevalencia de esta conducta auto-lesiva.

 

 

Durante la etapa de la adolescencia los menores experimentan muchos cambios físicos y psicológicos.  La búsqueda de la identidad está a flor de piel y sus pares son sumamente importantes en sus vidas. Por esta razón, son fácilmente inducidos a realizar conductas que pudieran ser contraproducentes para su salud física y mental. Además, los cambios hormonales y físicos son otro detonante que los ponen en riesgo, ya que alteran el estado de ánimo creando cambios abruptos en el comportamiento. Estos cambios sumados a otros problemas psico-sociales e intrafamiliares durante esta etapa crítica  los hace frágiles y vulnerables.  Muchos de los adolescentes no tienen el apoyo y carecen de las destrezas necesarias para manejar situaciones de estrés.  Lo que pudiera llevarlos a la modalidad de el “self-cutting” buscando alivio emocional. Esta conducta puede ser que no se detecte inmediatamente debido a que los adolescentes toman medidas para ocultar las partes de su cuerpo mutiladas. Por ejemplo, se ponen camisas de manga larga para evitar que sus familiares detecten las cortaduras que se realizan en sus antebrazos o andan en mahonés para evitar que vean la mutilación en sus piernas.  Además, en muchos de los casos es difícil detectarlos porque  presentan conductas que no sugieren que estén pasando por problemas de estrés emocional. Aparentan sentirse bien y presentar conducta externas que así lo sugieren, tales como: cuidar de pares, amigos y miembros de la familia.  Sin embargo, la realidad es que los adolescentes que presentan conductas de “self-cutting”, albergan internamente sentimiento oculto de inferioridad, baja autoestima, frustración, estrés agudo, sentimientos de soledad, búsqueda de atención, estados emocionales perturbadores, vergüenza, culpa y trastornos psicopatológicos que deben ser atendidos por profesionales de la salud mental  inmediatamente se tenga conocimiento.   En los casos que se identifica la conducta auto-lesiva  y son juzgados negativamente por los demás, especialmente por figuras significativas,  el cuadro clínico agrava, creando mayores perturbación y conducta auto-mutilante.

 

 

 

 

Estas conductas auto-lesivas de “self-cutting” son utilizadas como estrategia para disminuir y/o regular las emociones desagradables como la ansiedad y depresión o evitar  pensamientos estresantes, incluyendo pensamientos suicidas. A nivel fisiológico la liberación de endorfinas después del daño físico  disminuye el estrés y alivia  los síntomas emocionales. Sin embargo,  crea un ciclo de manejo adictivo inadecuado de adaptación al dolor, a la vergüenza y el odia a si mismo.  Muchos de los pacientes utilizan la modalidad cuando entiende que merecen ser castigados. Otros lo hacen como una forma de búsqueda de atención a sus problemas.  Por las razones que sean, este comportamiento es contraproducente y tiene el impacto de crear daños psicológicos y físicos permanente y en los peores casos hasta la muerte. En conclusión,  no debemos titubear en buscar ayuda profesional, el aplazamiento de la misma podría tener consecuencias nefastas.   

 

 

 

 

 

 

 

 

Referencias

 

Hinck, M. K., & Hinck, S. M. (2007, October 24). Concept analysis of self-mutilation. Jan Theoretical Paper, 408-413

 

Rissanen, M. L., Kylma, J., & Laukkanen, E. (2008, August 4). Helping adolescents who self-mutilate: Parental description. Journal of Clinical Nursing, 18, 1711-1721.

American Psychiatric Association: Diagnostic and Statistical Manual of Mental Disorders, Fifth Edition. Arlington, VA, American Psychiatric Association, 2013.

 

 

 

 

 Prevención del Suicidio
¡Responsabilidad de todos!

 

 

 

El tema del suicidio es uno que, usualmente, lo relacionamos a los escenarios de salud mental exclusivamente. Sin embargo ante la vida agitada y estresada que llevamos es necesario reflexionar sobre el tema debido  a que nadie está exento de padecer alguna crisis emocional que le provoque alguna idea o pensamiento de quitarse la vida. No se puede pensar que el suicidio es exclusivo de personas que padecen trastornos mentales. Las estadísticas, según la Comisión para la Prevención de Suicidio de Puerto Rico, indican que en el año 2016 hubo 188 suicidios en Puerto Rico. De estos 169 fueron varones y 19 fueron féminas. En lo que va de año se han reportado.

 

 

 Uno de los esfuerzos que podemos hacer para prevenir el suicidio es el reconocer a tiempo las señales. Las mismas pueden ser mostradas por nuestro vecino, nuestro amigo, nuestro compañero de trabajo, nuestro hijo, o algún familiar, incluso aquel amigo de Facebook que aceptamos en nuestras redes y que apenas realmente conocemos.

En la actualidad contamos con medios que permiten el acceso a los sentimientos, experiencias y emociones de las personas. Las redes sociales se prestan para aparentar que estamos mejor de lo que realmente estamos, pero también sirve de medio para expresar pensamientos e ideas que en ocasiones llevan a un desenlace fatal.  En muchas ocasiones las personas que observan este tipo de comportamiento no hacen nada para prevenir el mismo.

 

 

Muchas personas que intentan suicidarse lo hacen porque regularmente están atravesando una situación insoportable y esta situación a su vez provoca tanto dolor que los lleva a esa conducta suicida. Cuando se habla de suicidio es importante recalcar que según la Organización Mundial de la Salud, este es “todo acto por el que un individuo se  causa a sí mismo una lesión, o un daño con un grado variable de la intención de morir, cualquiera que sea el grado de intención letal o de conocimiento del verdadero móvil (OMS, 1976). Teniendo en cuenta que el suicidio es todo acto que lleve a la persona a morir podemos mencionar los siguientes: ingerir medicamentos en sobredosis, accidentes de autos y otras formas no comunes como simplemente “dejar de vivir”

 

Estas formas no tradicionales de suicidio o comportamientos suicidas generan gran preocupación ya que probablemente pasan desapercibidos y las señales son  más difíciles de identificar o reconocer. Hemos visto casos donde el cliente nos indica: “yo me quería morir así que subí  de peso de forma descontrolada, seguía comiendo y comiendo sin importar las consecuencias a mi salud”, “estaba tan desesperado que cogí el auto sin control en la velocidad hasta estrellarme”. Estos son ejemplos que hemos tenido donde hay una intención clara del cliente. Sin embargo las señales pasan desapercibidas. Por eso se necesita estar alertas ante las señales que puedan presentar las personas que están atravesando algún tipo de crisis, depresión, o problemas que los conduzcan a buscar una salida tan triste y devastadora para ellos, sus familiares y nuestra sociedad.

 

A continuación las señales más comunes que puedes identificar:

  • Hablar o escribir sobre la muerte

  • Hablar sobre deseos de estar muerto o querer morir

  • Experimentar mucha rabia, y pobre autocontrol de impulsos

  • Desesperanza

  • Mensajes en las redes sociales claramente explícitos o implícitos

  • Sentir mucha vergüenza a nivel social

  • No tiene propósito  o razón en la vida

  • Siente ansiedad que no puede manejar

  • Aislamiento o alejamiento de familiares y amigos

  • Expresar que son una carga para los demás

  • Sentimientos de minusvalía

  • Sentimientos de rechazo o humillación

  • Aumento en el uso del alcohol y drogas

  • Cambios dramáticos en el estado de animo

  • Agobio por problemas sociales, muerte de algún ser querido, problemas financieros, separación o divorcio

Estas son solo algunas señales que puedes identificar. Ahora bien, más que reconocer e identificar lo importante es intervenir a tiempo para prevenir la conducta suicida. Hacer una llamada telefónica, ofrecerle tu ayuda y apoyo, responder a ese mensaje en las redes sociales y buscarle las alternativas de ayuda profesional son algunas de las intervenciones que puedes hacer para prevenir la muerte de esa persona que lo que necesita es que alguien lo escuche y atienda.  Nunca, nunca permitas que el prejuicio o la premisa de “es manipulación y no lo va a hacer” se conviertan en un factor para que usted no actúe.

 

 

Si usted sospecha que esa persona puede estar en riesgo de cometer un acto suicida pregúntele directamente  sin temor, sobre sus pensamientos en relación a la muerte y el suicidio.  Otra alternativa que existe es llamar a la línea PAS para consultas o a nuestra línea de acceso de MPHS.

 

La vida de un ser humano es de  incalculable valor, por eso juntos debemos unir esfuerzos para la prevención del suicidio y mejorar la calidad de vida en nuestro país.

 

 

Please reload

Posts Destacados

Diagnósticos psiquiátricos de mayor riesgo suicida/homicida

October 22, 2019

1/10
Please reload

Posts Recientes

October 21, 2019

Please reload

Search By Tags

Copyright © 2016 Derechos Reservados. Metro Pavia Health System. La Red De Hospitales Afiliados Más Grande De PR y El Caribe.