EFECTO DE LAS EXIGENCIAS Y LA FALTA DE ASERTIVIDAD EN TIEMPOS DE NAVIDAD

November 21, 2019

 

 

 

     La navidad es una temporada exquisita por su clima, gastronomía, actividades diurnas y nocturnas pero el exceso de exigencias personales, sociales y familiares y la falta de asertividad o sea de aprender a decir no sin faltar a los derechos de los demás pudiera hacer de esta época una amenazante y como consecuencia llevarnos a reacciones de distrés desadaptativo. Durante el periodo navideño los gastos incrementan, la dieta es poco saludable, fiestas hasta la madrugada con atracones de comida y uso de alcohol, hay mayor cantidad de tránsito vehicular en las calles y las tiendas están abarrotadas de personas en especial en días significativos. El querer cumplir con todas las actividades familiares, con amistades y sociales puede se un gran estresor en nuestras vidas en esta temporada. Hay que estar consciente del efecto que las exigencias y la falta de asertividad podrían tener en nuestra salud mental y física. Por tal razón, le daré algunos “tips” que le ayudaran a alivianar la carga que la época navideña trae a cada una de nuestras familias. Antes explicaré como las exigencias y la falta de asertividad durante esta temporada pudieran generar síntomas de ansiedad y depresión que afecten nuestra calidad de vida.

 

     Supongamos un caso hipotético. Imaginen por un instante como era su vida antes del periodo navideño. Pagar la casa, utilidades, compra, viajar para el trabajo, reunión con amigos y familia, etc. La vida se mantenía dentro de una estructura rutinaria diaria. A pesar de que pudiera haber eventos inesperados pero ahora llegó el periodo navideño lo cual significa mayores gastos económicos, reuniones sociales, fiestas con amigos y familia, compras de última hora en fechas especiales, niños todo el día en la casa, o sea, un cambio en la rutina diaria que nos saca de lo previsible.

 

     De repente usted comienza a ver su cuenta de banco bajar significativamente y comienza a utilizar la tarjeta de crédito para cubrir los gastos extras que no contaba con ellos. En ese momento, usted comienza a abrumarse y es cuando percibe que sus exigencias y alta de asertividad lo han llevadoa sobrepasar sus recursos economicos. En esos momentos su ambiente se torna amenazante y usted se ve vulnerable ante la amenaza de su mundo y continúa intentando adaptarse al cambio económico, social y familiar pero su ansiedad crece como la espuma ya que no puede cumplir con todas las exigencias personales y sociales que se ha autoimpuesto. Estaba metido en un asunto sin planificar e inesperado y ahora no se siente capaz para afrontarlo.

 

 

 

 

     Es cuando comienza a ver su futuro de manera incontrolable. Ya en estos momentos los síntomas de ansiedad y depresión se han apoderado de nosotros y los efectos se reflejan en la falta de concentración, insomnio, apetito en aumento o disminución, preocupaciones, remordimiento, culpa, miedos, agitación, frustración, coraje, palpitaciones, dolores físicos sin base biológica, entre otros muchos síntomas que podrían aparecer y llevarnos a un Trastorno de Ajuste (el desarrollo de síntomas emocionales o comportamentales en respuesta a un estresor identificable que puede ocurrir dentro de los 3 meses del comienzo de un estresor, DSM-5, 2013), en este caso el cambio de temporada, nuestras exigencias y la falta de asertividad con los demás. Para paliar los síntomas que el estresor de temporada podría producir y evitar que nuestra autoestima se detrimente es importante no exigirse de forma rígida y ser asertivo con los demás, o sea, expresar lo que uno quiere y puede hacer sin afectar los derechos del otro, en otras palabras aprender a decir no cuando el si podría afectar nuestra calidad de vida. Pensamientos como: ‘tengo que cumplir” “no puedo fallar” “debo hacerlo perfecto” “no puedes” “no estás dando el grado” “te estas fallando a ti y a los demás” “soy incompetente e inadecuado” “aunque no pueda lo voy a hacer” “no me atrevo decir que no” “si le digo que no se va a molestar”, son pensamientos distorsionados que nos llevan directo al sufrimiento y angustia, es el efecto de exigirnos y no ser asertivos.

 

     Por otro lado, cuando exigimos a los demás de manera rígida centrándonos solo en nuestro punto de vista y estos no cumplen nuestras exigencias el coraje aflora: “no le vuelvo a hablar” “es un incompetente” “no quiero ni verlo” “lo quiero fuera de mi vida”. En fin, las exigencias y la falta de asertividad al final y al cabo a quien terminan afectando es al individuo que se exige a si mismo y a los demás. Es por esta razón, imperativo que examinemos nuestra exigencias antes de centrarnos en ellas y que seamos asertivos con los demás antes de sufrir las consecuencias que la falta de asertividad y las exigencias podrían tener en nuestra salud física y mental. Finalmente, mantenerse en las zonas grises y ser asertivo es un buen balance, en contra parte, a estar dicotómicos en un puto A o B y el no expresar lo que queremos o podemos hacer. La ausencia de estos dos ingredientes puede poner en riesgo nuestra salud mental y física.


 

Referencias:

DSM-5, 2013

Modelo de Aaron Beck para la depresión y ansiedad

Please reload

Posts Destacados

EL DOLOR CRÓNICO Y LA SALUD MENTAL

December 3, 2019

1/10
Please reload

Posts Recientes

October 21, 2019

Please reload

Search By Tags

Copyright © 2016 Derechos Reservados. Metro Pavia Health System. La Red De Hospitales Afiliados Más Grande De PR y El Caribe.