La medicación es una herramienta útil y eficaz para el tratamiento de diversas condiciones físicas y de salud mental cuando se utiliza apropiadamente. La Organización Mundial de la Salud (OMS, 2004) reporta que más de la mitad de los medicamentos se prescriben de forma inapropiada, y la mitad de los pacientes no los consumen correctamente. Este uso inadecuado puede definirse como una utilización excesiva, insuficiente o indebida de medicamentos de venta con o sin receta. Según Rojas, et al., (2016), la sobremedicación y el uso combinado de antidepresivos se observan cada vez más en la práctica clínica. En un estudio llevado a cabo por Smith (2012), encontró que el uso de drogas psicotrópicas por parte de adultos estadounidenses aumentó un 22% entre 2001 y 2010, y uno de cada cinco adultos ahora toma al menos un medicamento psicotrópico. A medida que aumenta el uso de medicamentos y la interacción con otras sustancias, mayor es el riesgo de reacciones adversas y efectos secundarios potencialmente devastadores para el individuo. El problema de sobremedicación continúa en aumento en la actualidad, con una prevalencia aún mayor en la población adulta mayor.

 

     El uso inadecuado de medicamentos puede tener efectos adversos a largo plazo resultando en problemas como adicción y dificultades asociadas a la salud física y mental. Muestra una fuerte asociación con el riesgo de desarrollar un trastorno de salud mental, limitando la función del individuo en las áreas social, interpersonal, familiar, laboral, médica y emocional, al igual que su calidad de vida (Fincke, Miller & Spiro, 1998). Además, está asociada a un mayor riesgo de desarrollo de trastornos posteriores de uso de sustancias, incidiendo en una posible dependencia, tolerancia o adicción (Swendsen, et al., 2010). Las consecuencias de este abuso han contribuido a un deterioro significativo en los individuos, reflejándose en un aumento en las admisiones a tratamiento, las visitas a salas de emergencia y las muertes por sobredosis (Little, 2016). Según el Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC por sus siglas inglés, 2014) los efectos secundarios y reacciones adversas de la sobremedicación provocan más de aproximadamente 70,000 visitas a salas de emergencia anualmente. La sobreutilización de medicamentos se ha encontrado asociada con la disminución del cumplimiento del uso apropiado y el aumento de las reacciones adversas a los medicamentos. De igual forma, el no tomar los medicamentos apropiadamente deteriora significativamente el curso de condiciones de salud mental ya existentes.

 

 

 

 

 

 

        La psicoterapia ha demostrado ser tan efectiva como el tratamiento farmacológico en muchos casos, sin el riesgo de padecer de efectos secundarios y con casos más bajos de reincidencia o desarrollo de dependencia. Entre posibles recomendaciones para prevenir la sobreutilización de medicamentos se recomienda seguir las indicaciones e instrucciones médicas de profesionales de la salud de acuerdo a las dosis y utilización de cada medicamento. Desarrolle una red de apoyo para el monitoreo de medicamentos en conjunto con familiares, pareja, médico u otros profesionales de la salud. Es recomendable utilizar un calendario para el monitoreo del constante uso de los medicamentos prescritos, indicando los días y las dosis consumidas. Esto además es efectivo a la hora de tener un recordatorio, para la prevención de olvidos o confusión en cuanto a si se consumió el medicamento y desde cuando. Es importante mantener un monitoreo del uso y comprender cómo, cuándo y durante cuánto tiempo se deben tomar los medicamentos, al igual que es importante informar a los profesionales de la salud en caso de experimentar algún efecto secundario adverso. La orientación respecto a los posibles efectos secundarios y los efectos de la interacción con otros medicamentos es necesaria a la hora de comenzar con un medicamento prescrito nuevo o aumentar las dosis de los ya existentes. De igual forma, es importante mantener por escrito los nombres de los medicamentos y sus respectivas dosis de manera accesible, ya sea en alguna agenda o en el celular, en caso de necesitar proveer la información de los medicamentos prescritos en alguna cita médica o de salud mental. A largo plazo se recomienda revisión de medicamentos para evaluar la reducción o aumente de las dosis. Se recomienda el monitoreo del sueño, hábitos alimenticios, y un estilo de vida saludable. Desde la psicoterapia se recomienda el manejar síntomas relacionados a la depresión, ansiedad, el dolor o problemas asociados. Se recomienda la coordinación de citas de seguimiento para manejo de síntomas y prevención de posibles complicaciones en el futuro.

 

       La sobremedicación y el uso inadecuado de medicamentos representa un problema de salud pública que impacta tanto al individuo como a la sociedad. Desde el desarrollo de dependencia a medicamentos u otras sustancias, dificultades en la salud, más visitas a sala de emergencia, desarrollo o aumento de dificultades de salud mental, entre otros. Es necesario tomar en cuenta los riesgos que representa la sobre medicación para el individuo y tomar las medidas necesarias para prevenir dicha problemática, la cual se encuentra en aumento en nuestra sociedad. De esta forma podemos prevenir otras dificultades y educar tanto a pacientes, familiares y otros profesionales de la salud encargados del tratamiento farmacológico. El fomentar un uso adecuado de medicamentos aporta al bienestar emocional y físico del individuo, al igual que impacta positivamente a la sociedad contribuyendo a una reducción de tasas de dependencia, adicción, sobredosis y otras dificultades de salud mental.

 

 

 

Referencias:

 

Fincke, B. G., Miller, D. R., & Spiro, A., 3rd (1998). The interaction of patient perception of

overmedication with drug compliance and side effects. Journal of general internal medicine, 13(3), 182–185. doi:10.1046/j.1525-1497.1998.00053.x

Little, M. O. (2016). The Burden of Overmedication: What Are the Real Issues? Journal of the

American Medical Directors Association, 17(2), 97–98. doi:10.1016/j.jamda.2015.12.001 

Medication Safety Program. (2014, June 13). Retrieved from

https://www.cdc.gov/medicationsafety/index.html.

Rojas, P. M., Cordoba, M. C., Bahillo, A. S., Hernandez, M. R., Cegarra, P. B., & Caballero, M.

I. (2016). About existence of overmedication in patients with depressive symptoms and the appearance of un-induced movement disorder. European Psychiatry, 33. doi: 10.1016/j.eurpsy.2016.01.2019

Smith, B. (2012, June). Inappropriate prescribing. Monitor on Psychology, 43(6).

http://www.apa.org/monitor/2012/06/prescribing

Swendsen, J., Conway, K. P., Degenhardt, L., Glantz, M., Jin, R., Merikangas, K. R., … Kessler,

R. C. (2010). Mental disorders as risk factors for substance use, abuse and dependence:

results from the 10-year follow-up of the National Comorbidity Survey. Addiction, 105(6), 1117–1128. doi: 10.1111/j.1360-0443.2010.02902.x

World Health Organization. (2004). How to investigate the use of medicines by consumers.

Retrieved from https://www.who.int/drugresistance/Manual1_HowtoInvestigate.pdf.

Please reload

Posts Destacados

EL DOLOR CRÓNICO Y LA SALUD MENTAL

December 3, 2019

1/10
Please reload

Posts Recientes

October 21, 2019

Please reload

Search By Tags

Copyright © 2016 Derechos Reservados. Metro Pavia Health System. La Red De Hospitales Afiliados Más Grande De PR y El Caribe.